SEMILLA DE MOSTAZA

PARA REFLEXIONAR SOBRE LA FE Y ORAR

ORACIONES DEL CORAZÓN (3)

Señor, mi vida no va tan bien como quisiera,

sin embargo, te doy gracias por poder seguir luchando.

Confío en tu amor y en tu bondad para conmigo,

en tu protección y en tu ayuda para salir adelante.

****************

Jesús resucitado, luz del mundo y luz de mi vida,

ayúdame a ser luz para mis hermanos,

anunciando con fuerza y valentía,

con amor y decisión,

la verdad de tu palabra salvadora,

y la dulzura de tu amor y tu perdón sin condiciones.

***********************

Espíritu Santo,

comunícame el don de sabiduría,

que me hace sentir y gustar

todo lo que se refiere a Dios y conduce a él,

y rechazar con firmeza y claridad

todo lo que pueda separarme.

******************

Enséñame, Jesús, a descubrir tu presencia

en todos los hombres y mujeres

que encuentro en mi camino,

y a relacionarme con ellos como me relaciono contigo,

en la verdad y el amor.

*****************

Como todos, Señor, quiero vivir en paz.

Ayúdame a entender, que para conseguirlo,

debo construirla en mi actuar de cada día,

haciendo realidad el amor,

la justicia,

y la solidaridad.

Ya entendí que es inútil buscarla por otros caminos.

*********************

Hazme, Señor, nacer de nuevo,

por la fuerza de tu Espíritu Santo;

deshacerme del pasado que tanto me pesa,

y comenzar una nueva vida en ti y para ti,

cada mañana.

*********************

Quisiera, Señor,

tener todas las palabras del mundo,

y saber todos los idiomas,

para anunciarte por todos los rincones de la tierra.

Mis palabras son pobres y no puedo decir lo que quiero y lo que siento por ti,

sin embargo, Señor, aquí me tienes,

dispuesta a hacer cuanto esté a mi alcance,

lo mejor posible.

************************

Dame la gracia, Señor,

de creer con una fe firme y profunda,

como la fe de María.

Una fe que me haga capaz de enfrentar con valor

todas las circunstancias adversas de mi vida.

*****************

Ayúdame, Jesús, a entrar por la puerta estrecha,

la del sacrificio,

la del esfuerzo continuo,

la de la humildad,

la del desprendimiento, incluso de mí mismo;

la del amor y el servicio incondicionales a todos y siempre.

Quiero parecerme a ti, en cuanto me sea posible.

*****************

Quiero, Señor, detestar el pecado.

El de los otros, pero sobre todo, Señor, el mío propio.

El que me separa de ti y de tu amor.

El que endurece mi corazón.

El que me hace insensible al bien.

El que hace daño a mis hermanos.

**********************

Enséñame, Señor, a descubrir

la inmensa riqueza espiritual de la soledad,

y a aprovechar adecuadamente los momentos

en los que se haga presente en mi vida;

para unirme más a ti,

para profundizar mi conocimiento de ti

y de tu amor;

para amarte…

************************

Hoy, Jesús, quiero amarte por los que no te tienen en cuenta en su vida;

por los que viven como si no existieras;

por los que no te aman porque no te conocen;

por los que te rechazan abiertamente;

por los que quieren arrancarte del corazón de otros, porque ya te arrancaron del suyo.

Ten piedad de todos ellos, Señor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: