SEMILLA DE MOSTAZA

PARA REFLEXIONAR SOBRE LA FE Y ORAR

CUARESMA

MIÉRCOLES DE CENIZA

El próximo miércoles, 21 de febrero, es Miércoles de Ceniza y comienza el Tiempo de Cuaresma. El Miércoles de Ceniza es el kilómetro cero de nuestro camino hacia la gran celebración de la Pascua.

El Antiguo Testamento nos cuenta que los israelitas esparcían ceniza sobre su cabeza y sus vestidos, en señal de arrepentimiento por los pecados cometidos.

La ceniza es polvo, y como tal, signo de algo que antes fue pero ahora ya no es nada; imagen de lo efímero y lo caduco. La ceniza es residuo de algo que ha pasado por el fuego, para ser purificado.

El sacerdote traza la señal de la cruz en nuestra frente, con una mezcla de ceniza y agua; esta agua hace relación al Bautismo que un día recibimos y que selló nuestro compromiso con Dios. La cruz es signo de nuestro seguimiento de Jesús, el Crucificado.

La cruz de ceniza resume lo que es nuestra vida: el don maravilloso que Dios nos ha dado al crearnos y hacernos sus hijos, y nuestra fragilidad que nos lleva al pecado, que nos aleja de Dios y de su amor.

Cada Miércoles de Ceniza venimos a la iglesia para decirle a Dios, con nuestra fragilidad a cuestas, desde el fondo de nuestro corazón:  A pesar de mis pecados, yo te amo Señor, y quiero seguir perteneciéndote.

CUARESMA

La Cuaresma es una llamada especial de Dios, un tiempo de reflexión y de oración, de renovación interior, de conversión, de cambio de vida, siguiendo los parámetros del Evangelio.

En Cuaresma Dios nos invita a mirarnos por dentro, a examinarnos para descubrir lo que tenemos que cambiar, lo que tenemos que mejorar, y lo que tenemos que intensificar en nuestra vida, teniendo en cuenta nuestros compromisos bautismales.

Por eso la Cuaresma es un tiempo especialmente apropiado para pedir a Dios, con humildad, perdón por nuestras culpas; para hacer penitencia y reparar por nuestras infidelidades a su amor misericordioso; y para empezar a caminar por caminos nuevos.

Vivir adecuadamente la Cuaresma incluye de una manera muy especial, vivir con sencillez, con austeridad; ser generosos, caritativos, cariñosos, con quienes comparten su vida con nosotros; perdonar de corazón a quien nos ha ofendido, y pedir perdón por nuestros comportamientos equivocados.

La Cuaresma es un tiempo privilegiado para intensificar la práctica de la oración, para acercarnos con mayor frecuencia a recibir los Sacramentos, particularmente la Penitencia y la Eucaristía, para impulsar la lectura de la Sagrada Escritura, y para incrementar las obras de amor y de justicia.

Como Dice San Pablo en su Segunda Carta a los fieles de Corinto, la Cuaresma es “el tiempo favorable, el día de la salvación” (2 Corintios 6,2b).

01 EL TIEMPO DE CUARESMA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: